Ir al contenido principal

Reseñas: Un hijo, Alejandro Palomas

Un hijo, Alejandro Palomas
Guille es un niño introvertido con una sonrisa permanente, y es un lector empedernido con mucha imaginación. Solo tiene una amiga. Hasta aquí, todo en orden. Pero tras esta máscara de tranquilidad se esconde un mundo fragilísimo, como un castillo de cartas, con un misterio por resolver. El rompecabezas lo configuran un padre en crisis, una madre ausente, una profesora intrigada y una psicóloga que intenta armar el puzle que está en el fondo. Una novela coral que respira sentimiento, ternura, vacíos, palabras no pronunciadas y un misterio sobrecogedor.
He leído casi todo lo que ha escrito Alejandro Palomas, y es que me encanta como escribe.  En este caso nos encontramos con Guille, un niño que quiere ser Mary Poppins. No es que quiera ser como Mary Poppins, quiere ser ella.
Sonia, su profesora, verá algo extraño en el comportamiento del niño y hablará con su padre y con la orientadora del centro (María) para que intente ver que hay detrás de toda la fantasía que rodea a Guille.

Guille es un niño fuera de lo común, cree en la magia y en Mary Poppins, le encanta leer y sólo tiene una amiga: Názia. Názia es de Pakistán lleva velo y no dice muy bien algunas palabras.
Guille cree en la magia de Mary Poppins para que arregle todos los problemas que hay en su vida. Porque Sonia tiene razón y en la vida de Guille hay muchas piezas que no encajan. Pero esa es la historia de Guille, y yo no os la puedo contar. Si queréis conocerla os tocará leer el libro.

La novela está narrada por capítulos desde el punto de vista de distintos personajes, entre los que tendremos a María, Sonia o al padre de Guille. Se nos narra una situación nada común y que no es fácil ni para los adultos, cuanto menos para un niño.
Alejandro Palomas, como siempre, tiene una forma de narrar que te llega a lo más hondo. El personaje de Guille es tierno y mágico y te hace creerte toda la historia sin ningún problema. Una gran novela.




Comentarios