Ir al contenido principal

Intolerancias (2): Como ha cambiado mi alimentación

Intolerancias alimentarias

A principios de este año publiqué una entrada hablando de intolerancias, no hablaba sólo de las mías si no que me busqué dos ayudantes para tener más variedad de experiencias. Hace poco me empezó a rondar por la cabeza la idea de poner una sección de Lifestyle en el blog, así podría contaros que como, productos que he encontrado y que me gustan mucho, mis trucos de alimentación, que hago para cuidarme...quizá incluso incluir alguna receta.

Esto no va de dietas, ni soy una experta ni lo pretendo, y si lo que buscas es adelgazar no estás en el lugar indicado. Va de una persona con una serie de dificultades a la hora de comer que le han hecho la vida más complicada en muchas ocasiones, y que quiere hablar de ello en su blog por si con su experiencia ayuda a alguien, Y porque desahogarse está muy bien, porqué no decirlo.

Como ya comenté en la entrada de principios de este año, aparte de las intolerancias tengo otra dificultad añadida, y es que estoy operada de la vesícula. El no tener vesícula hace que deba tener más cuidado con las grasas y los cítricos.

¿Y mis intolerancias?

Tengo una intolerancia no muy fuerte a la lactosa (tolero pequeñas cantidades) y una intolerancia bastante leve a la fructosa (tolero cantidades pequeñas o medias).

¿Que significan dichas intolerancias?

Lo de la lactosa es muy fácil y más conocido ya, no puedo tomar cosas que lleven lactosa. En la práctica dejo pasar cosas que puedan incluir trazas, porque como ya he dicho tolero cantidades pequeñas.
La fructosa ya es otra cosa, y cuando digo que tengo esta intolerancia  mucha gente tiende a pensar que no puedo comer fruta. Nada más lejos de la realidad: se me prohíben algunas frutas, pero otras las puedo comer sin ningún tipo de problema. En la práctica, el verdadero problema es la fructosa como edulcorante.

Y es que son muchos los productos que la llevan para poder incluir la famosa etiqueta de "sin azúcar". Sobretodo bollería. Por esto, directamente he eliminado casi toda la bollería de mi dieta. Lo gracioso es que pensamos en bollería y excluimos muchas cosas que sí los son, como las galletas. 
Evidentemente a veces como galletas ( sin lactosa, e intento que sin fructosa) pero moderadamente y sabiendo lo que son.

También he cogido el hábito de leer las cajas de la comida que compro, algo que es necesario para mí pero que considero altamente recomendable para todos. Es curioso leer las etiquetas y ver como muchas comidas llevan cosas que no necesitan. También intento no comprar cosas ya preparadas, y cocino más en casa.
Tiro mucho de las recetas de Orielo's Kitchen, sobretodo para repostería. De vez en cuando hago esta de Nocilla, y hace poco probé esta otra de Flan de huevo y quedaron deliciosos. Además la web también incluye una guía de productos sin lactosa. En Instagram Stories suelo colgar lo que cocino, si os apetece seguirme ya sabéis.

Además, en los últimos meses he aprendido que me sientan mucho mejor los vegetales, es por eso que suelo hacer crema de verduras (semana sí, semana no) y consumo más vegetales que antes. Las carnes intento que sean poco grasas, aunque de vez en cuando me puedo dar un caprichito y comerme alguna hamburguesa.


Comentarios