Ir al contenido principal

La magia de ser nosotros, Elísabet Benavent (Bilogía Sofía 2)

La magia de ser nosotros, Elísabet Benavent

Sofía intenta seguir adelante... pero nada es lo mismo sin Héctor.
Sofía siente que se traiciona cuando un nuevo futuro se cuela en su vida.
Sofía enmudece al ver a Héctor en el Alejandría tras siete meses de silencio.
Héctor ha vuelto con un perdón en los labios y un hilo rojo como aliado.
Sofía y Héctor lucharán para volver a ser magia, pero ¿se puede mantener el amor sin renunciar a los sueños?
Sugerente, intrépida, tierna y pícara, Elísabet Benavent, @BetaCoqueta, pone el broche de oro a una bilogía en la que la magia se convierte en la razón que mueve el mundo. La magia de ser nosotros habla de las contradicciones de dos individuos cargados de culpas que se necesitan y que harán lo posible por encontrar un lugar en el que poder sentirse en casa.
Héctor la cagó al irse con el rabo entre las piernas, la cagó mucho. Y no puede volver como si nada siete meses después y pretender que Sofía lo acoja entre sus brazos como si nada. Pero más o menos es lo que pretende, este chico está fatal, os lo digo yo. Él se planta día tras día en El Alejandría con su café y le pide a Sofía que hablen, y espera que algún día diga que sí.
Hasta que Héctor pasa a ver a Estela y la compañera de piso de ésta le dice que es hora de que haga locuras, de que se arrastre, de que se ponga en ridículo. Y Héctor empieza a hacer locuras para volver a conquistar a Sofía.
Y lo consigue, porque nuestra Sofía en el fondo es blandita y dulce, pero no todo está olvidado. Han pasado muchas cosas, y Sofía le dice que para estar con ella primero debe saber quién es él, que le ofrece.

Hasta ahí todo perfecto. Un planteamiento lógico y perfecto. Pero como veis en la sinopsis, esta segunda parte trata especialmente de las contradicciones. Y Sofía es la reina de las contradicciones, y me ha puesto de los nervios. He tenido muchas ganas de entrar en el libro y cantarle las cuarenta. Porque madre mía Sofía.
Pero aún así el libro me ha encantado, y es que Elísabet está en lo cierto; las personas no siempre somos lógicas y muchas veces incurrimos en contradicciones. Llegando incluso a hacernos daño y a hacer daño a los que queremos.
Tengo que decir que también me ha gustado bastante la historia de Oliver y Mireia, aunque queda bastante en segundo plano y sólo se dan detalles en algunas ocasiones. 
Lo que me ha encantado ha sido ese final tan redondo.


Comentarios