Ir al contenido principal

Querida Ijeawele: Cómo educar en el feminismo, Chimamanda Ngozi Adichie

Querida Ijeawele

El feminismo empieza en la educación. Con su voz cálida y directa, Chimamanda Ngozi Adichie dirige esta emotiva carta a una joven madre que acaba de dar a luz. En sus quince consejos, reivindica la formación de nuestros hijos en la igualdad y el respeto, el amor por los orígenes y la cultura. Una invitación a rechazar estereotipos, a abrazar el fracaso y a luchar por una sociedad más justa. Una bella misiva con reflexiones tan honestas como necesarias que conquistará por igual a madres, padres, hijos e hijas.
Me gustó mucho Americanah, como podéis ver en mi reseña. Chimamanda habla de racismo, pone ejemplos y datos y nos cuenta su propia historia. Y aunque se habla un poco de feminismo, se trata demasiado por encima para mi gusto. Así que cuando vi este librito (digo librito porque es diminuto) no pude resistirme.

La situación es la siguiente: Ijeawele, una de las amigas de Chimamanda acaba de ser madre y le escribe una carta pidiéndole algunas recomendaciones para educar a su hija en el feminismo. No sabe lo que ha hecho la pobre, la misma Chimamanda termina el libro diciéndole: 
"¿Te duele la cabeza después de leer todo esto? Perdona."

Se trata de quince sugerencias que van cargadas de la propia experiencia de la autora, y que van a una amiga, por lo que se habla con cariño y confianza. A lo largo del libro se habla de maternidad, de "supermujeres", de equidad entre padres, de roles de género, de educación...

No se trata de una novela, es un manifiesto, pero no se hace pesado para nada. Lo leí en unas horas y subrayé muchas cositas. A continuación os dejo algunos de los fragmentos que he subrayado:

"Enséñale a tu hija que los 'roles de género' son una solemne tontería. No le digas nunca que debe hacer algo o dejar de hacerlo 'porque es una niña'. 'Porque eres una niña' nunca es una razón para nada. Nunca."

"Enséñale a rechazar la obligación de gustar. Su trabajo no es ser deseable, su trabajo es realizarse plenamente en un ser que sea sincero y consciente de la humanidad del resto de la gente. "

"Nunca relaciones el aspecto de Chizalum y la moral. Nunca le digas que una falda corta es 'inmoral'. Convierte el vestir en una cuestión de gusto y atractivo en lugar de moralidad. Si chocáis por lo que quiere ponerse, nunca le hagas comentarios del tipo 'pareces una prostituta' (...) ."

Os animo a leerlo, seáis hombre o mujeres. Me he visto reflejada en muchas de las situaciones que se cuentan y en muchas de las actitudes y formas de hablar. Sin ir más lejos, más de una vez siendo niña escuché aquello de "una señorita no habla así, no se sienta así...". 

Una muy buena lectura.

Comentarios