Ir al contenido principal

La magia de ser Sofía, Elísabet Benavent (Bilogía Sofía 1)

La amgia de ser Sofía
Sofía tiene tres amores: su gata Holly, los libros y El café de Alejandría.
Sofía trabaja allí como camarera y es feliz.
Sofía no tiene pareja y tampoco la busca, aunque desearía encontrar la magia.
Sofía experimenta un chispazo cuando él cruza por primera vez la puerta.
Él aparece por casualidad guiado por el aroma de las partículas de café...o tal vez por el destino.
Él se llama Héctor y está a punto de descubrir dónde reside la magia.
Sofía trabaja en el Alejandría, una cafetería de esas que te hacen sentir como en casa, un lugar mágico que le encanta y la hace feliz.
Sofía no es la hija que su madre hubiera deseado, tiene una talla 44 (justita) y no aspira a nada más que el Alejandría, porque su trabajo le gusta y la hace feliz.
Héctor lleva media vida con su novia, después de una fuerte crisis, deciden volver a vivir en Madrid. Él va primero, ya que no soporta Bruselas ni un minuto más. Y mira tú por dónde, descubre el Alejandría.

A Sofía le gusta ese chico tan guapo que viene todos los días al Alejandría, aunque es un poco seco. No suele sonreír, y sus modales son los justos y necesarios. Y en un mal día, Sofía se rebela y le echa una bronca de aquellas que hacen historia.

Y ahí es cuando Héctor se fija en Sofía, ahí es cuando empieza la magia. Pero aquí ellos nos son los únicos protagonistas, y es que a Elísabet Benavent le gusta contar más de una historia por novela. Esa otra historia es la de Oliver.

Oliver es el mejor amigo de Sofía, un ligón empedernido con muy buen gusto para las marcas y un morro muy fino. Pero últimamente las cosas han cambiado, y a Oliver las noches de ligoteo y los polvos de una noche ya no le llenan como antes. Le falta algo y no sabe el qué.

Los personajes son muy profundos, y podemos ver claramente una evolución tanto en Héctor como en Sofía: Sofía me ha enamorado, tengo que reconocerlo. Como personaje es todo lo que podría ser, además de ser toda magia. Con Héctor ha sido más complicado, una parte de mí lo odiaba y la otra lo entendía, y es que la situación no es nada fácil.

Se trata de una novela con una historia muy normal y muy real, algo que nos podría a pasar a todos. Pero Elísabet tiene una forma muy suya de contar las cosas, y ella es capaz de conseguir sacarle todo el jugo a la historia. Os la recomiendo muchísimo y yo estoy deseando leer la segunda parte.

Comentarios