Ir al contenido principal

Armada, Ernest Cline.


Armada_Ernest Cline
Zack Lightman se ha pasado la vida soñando. Soñando con que el mundo real se pareciera un poco más al sinfín de libros, películas y videojuegos de ciencia ficción que lo han acompañado desde siempre. Soñando con el día en que un acontecimiento increíble y capaz de cambiar el mundo hiciera añicos la monotonía de su aburrida existencia y lo embarcara en una gran aventura en los confines del espacio.
Pero un poco de escapismo no viene mal de vez en cuando, ¿verdad? Después de todo, Zack no deja de repetirse que sabe dónde está el límite entre lo real y lo imaginario. Que sabe que en el mundo real nadie elige para salvar el universo a un adolescente con problemas para controlar su ira, aficionado a los videojuegos y que no sabe qué hacer con su vida.
Y entonces Zack ve un platillo volante.
Para colmo, la nave alienígena es igual a las del videojuego al que se pasa enganchado todas las noches, un juego multijugador de naves muy popular llamado Armada en el que los jugadores tienen que proteger la Tierra de unos invasores extraterrestres.
No, Zack no se ha vuelto loco. Aunque parezca imposible, aquello es muy real. Y van a ser necesarias sus habilidades y las de millones de jugadores de todo el mundo para salvar la Tierra de lo que está por venir.
Ready Player One me encantó, y cuando supe que se iba a publicar otro libro del mismo autor quise leerlo desde el primer momento. Y hace uns mesos apareció entre los Kindle Flash, a menos de 2€, como para resistirse.

Nuestro protagonista, Zack Lightman, es un friki de los videojuegos con problemas de ira. Se ha ganado a pulso el sobrenombre de "Zacka Ataca" por perder los nervios un par de veces. Y en una de esas veces que está concentrándose en no atizarle al matón de turno, ve un platillo volante. Sí, sí, un platillo volante.

Y además no es un platillo volante cualquiera, es un caza guja de Armada, su videojuego favorito. Pero claro, debe ser porque lleva unas cuantas semanas jugando demasiado ¿Verdad?

Sin embargo...unos días después lo vienen a buscar en una nave, también exacta a las que usan los humanos en el videojuego. Necesitan que luche y los ayude a salvar a la humanidad. 

De nuevo se trata de una novela llena de nostalgia friki, referencias a películas,series, juegos, libros, música... Vamos, que me encanta. El ritmo es trepidante, tenemos acción casi continuamente y no da tiempo de aburrirse.

El final me hace pensar que no es autoconclusivo, aunque no se ha dicho nada al respecto. En Ready Player One no lo veía necesario (aunque se ha anunciado que Ernest Cline está trabajando en una segunda parte) pero aquí hay algunas cosas que no me terminan de encajar.

Comentarios