Ir al contenido principal

#ColectivoDetroit : El beso de Klimt

el beso
El beso, de Gustav Klimt.
Siempre supieron que serían juzgados, que la sociedad de aquellos tiempos no estaba preparada para aceptar su amor. Sus palabras de amor eran mudas, y viajaban en miradas. Sus besos estaban mudos de suspiros y sólo se imaginaban.

Día tras día, su fuerza de voluntad fue decayendo mientras su rebeldía crecía y supieron que quebrantarían la ley. Planearon muy bien su huida, la ruta escogida: la libertad.

Corrieron durante días, el uno al lado del otro, ansiosos por llegar. Respetaron la ley hasta el último momento y, una vez cruzada la frontera, cayeron de rodillas. A su alrededor, un prado cuajado de amapolas, lleno de vida y pasión.

Se dejaron llevar por la pasión de las flores y la suya misma, y cayeron uno en brazos del otro, fundidos en un solo ser. Se miraron a los ojos, sólo un segundo y los cerraron después.

Y entonces, se rindieron a sus deseos y se fundieron en un beso.

En la lejanía, se escuchó ruido, más ellos no lo oyeron. Estando como estaban perdidos el uno en el otro fueron ajenos a lo que ocurría a su alrededor. No oyeron el tiro que acabó con la vida de él. Ella lloró como nadie ha llorado nunca y las amapolas se apiadaron de ella. Bebieron de la sangre de su amado y de las lágrimas de ella y convirtieron los fluidos en un árbol. Ella se abrazó al árbol, y allí la acribillaron a tiros mientras sonreía.


*                                                 *                                                *                                            *
El ejercicio de esta semana es muy sencillo. Se trata de elegir una obra de arte, la que tú quieras: un cuadro, una escultura, tu obra de arquitectura favorita... Incluso una fotografía, una cerámica. Todo vale. Seguro que esa obra de arte tiene su propia historia, lo que su autor nos trataba de contar. A veces las interpretaciones de esas obras de arte están tan instaladas en nuestro inconsciente que es lo único que vemos. Esta vez te retamos a que las reinventes. Elige esa obra de arte, deshazte de toda influencia y cuéntanos otra historia, la tuya. 
Gracias por leer mi reinterpretación de El beso de Klimt, perdona si ha sido un poco sangrienta.
No te olvides de leer el ejercicio de Adri en Billete de cercanías. 

¿Cómo participar en #ColectivoDetroit ? 
1. Leer el “enunciado” del ejercicio.2.Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente.3. Escribir lo que te sugiera.4. Publícalo en tu espacio.5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo.



Comentarios

  1. ¡Qué tragedia tan romántica! Por no decir que romance tan trágico. Hay que ver. Y yo que siempre la he visto a ella como una de esas "afortunadas" con esa cara de placer por que la quieran tan tan bien. Aunque nunca me gustó verla de rodillas. Las que sois parte del #ColectivoDetroit lo estáis haciendo muy interesante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pero qué maravilla! Me ha gustado mucho cómo en pocas líneas has podido transmitir la pasión de la relación y los sentimientos hasta el final. ¡Brava!

    ResponderEliminar
  3. El gore para escritores es un básico, te lo dije ;) Una de las cosas que más me gustan del ejercicio de esta semana es que creo que la elección de la obra puede decir mucho de las participantes :) ¡Un beso! Te espero en el siguiente.

    ResponderEliminar
  4. *________________*
    Me ha gustado mucho tu interpretación del cuadro. Ha sido muy interesante porque siempre me han dicho que es posible que estuviese inspirado en Apolo y Dafne y me es imposible verlo de otra forma desde entonces, pero leyendo tu relato he podido dejar por un momento esa opinión y vivir su drama. Las entradas de Detroit me están gustando.
    Besos <3

    ResponderEliminar

Publicar un comentario